cabecera

sábado, 14 de septiembre de 2013

Primera casa abandonada del blog!!

Ya estamos de vuelta lectores! Aunque hoy no estamos ante una entrada común, tengo el placer de presentaros la primera casa abandonada del blog!! Bueno y también mi primer abandoneo, que por cierto, el mes que viene ya hace 2 años que tuvo lugar, como pasa el tiempo!!
Esta gran casa se encuentra actualmente con todas las ventanas y puertas cerradas y trancadas de manera que hace imposible visitar su interior, lo que es una pena porque es una casa bastante interesante de visitar, aunque no precisamente por tener muchas cosas que hallar, sino por su encanto, pero bueno, eso ya lo vereis a continuación:


Pues aquí teneis una vista general de la casa por fuera, en bastante buen estado para estar abandonada

Vista de frente, aquí podeis ver la puerta principal, por donde no se podía entrar

Por una ventana como esta, pero lógicamente sin cristales, fue por donde accedimos al interior de la casa. Al poco de entrar nos dimos cuenta que la casa contaba con una puerta trasera, y ésta estaba abierta, pero bueno, también estuvo bien eso de entrar por la ventana, más aventura!

Esta fue la primera imagen que vimos de la casa, ya que la ventana por la que entramos daba al baño

Ya que no se podía acceder a la casa por la puerta principal, saqué una fotografía desde la entrada para hacernos una idea de lo que era entrar a esta casa en sus mejores tiempos 

Estas figuritas son de las pocas cosas que encontramos por la casa, a parte de mucha basura claro. Esta habitación era el salón, bastante amplio y con chimenea, aunque no tengo foto, mi inexperiencia en abandonos en aquel entonces es bastante evidente con respecto ahora

La gran escalera

Estas dos fotos de abajo estan hechas desde las escaleras, en la primera vemos la planta principal y en la segunda se ve parte de la primera planta





Esta es la primera habitación en la que entramos de la primera planta, estaba vacía y a simple vista no tenía nada que llamara la atención, hasta que mis acompañantes se fueron a investigar otra habitación y gracias al silencio que se produjo pude escuchar los zumbidos de tantas y tantas moscas esparcidas por la ventana. Todavía desconozco el motivo por el que se concentraban allí tantas moscas

Otra habitación vacía, solo encontramos algunos juguetes viejos en los armarios empotrados que formaban la habitación, antes de enseñaros el último piso quiero decir que encontramos otra habitación más, al lado de las escaleras que subian a ese último piso, pero la puerta estaba trancada de alguna manera y no se podía abrir

Último piso, como se puede apreciar en la foto, estaba muy sucio

Cartas, muñecas, cenizas de cosas quemadas por gente que ha pasado por allí...

fotos...

Foto artística de la última planta

Vista del balcón desde dentro, preferimos no salir fuera para que nadie nos viera desde la calle

Y se acaban las fotos con ésta, que es de una de las dos puertas que rodean este gran terreno
Después de algunos papeles que encontramos por la última planta, llegamos a la conclusión de que esta era una casa de inmigrantes, que vivieron aquí durante un tiempo, pero que volvieron a su país y dejaron esta casa abandonada.

Espero que os haya gustado esta primera experiencia en una casa abandonada, y perdonar la falta de más detalles, pero fue la primera visita a un lugar abandonado.

Si alguno de los lectores de este blog quiere proponer algún lugar abandonado de Cantabria al que todavía no hayamos ido, que se ponga en contacto conmigo a través del perfil de google +, o bien escribiendo un comentario debajo de alguna entrada.

Nos vemos la semana que viene en otro intrepidante lugar!!
Un saludo!

sábado, 7 de septiembre de 2013

Sanatorio de tuberculosos (2ª visita)

Buenas tardes, como ya anuncio el autor de este blog hace una semana, en esta ocasión la entrada la escribiré yo debido a que realice la visita junto con mi primo Carlos G, aun así las fotografías vienen todas de su mano.

Retomamos en esta ocasión la Isla Pedrosa, pero en este caso debido a la experiencia de la última vez hemos ido más preparados, es decir, hemos llevado una linterna para poder acceder a los puntos mas oscuros del sanatorio a los que anteriormente no se podía entrar por seguridad. También indagamos un poco más en la historia de la isla para descubrir que, ademas de internar a los enfermos de tuberculosis esta isla era una zona de cuarentena para los viajantes que llegaban a Santander desde el extranjero , esto resulto ser contraproducente pues muchos de ellos quedaron infectados debido a su estancia en la isla.

En esta visita dimos un rodeo por la zona antes de entrar para ver unos jardines situados al noreste del sanatorio. Desde alli pudimos ver el edificio en cuestión desde esta perspectiva:


Al observar esta fachada del edificio Carlos se dio cuenta de que esa "cristalera" no fue visitada la anterior vez, así que, guiados por la intriga decidimos buscar el modo de acceder a ella. Tras terminar el paseo por los alrededores entramos al recinto por la cara noroeste donde la valla que rodea al edificio estaba tumbada.


Esta fue la primera imagen que pudimos ver nada más entrar; personalmente esta imagen me dio una sensación de que el sanatorio tuvo años mucho mejores, pues no todas las construcciones antiguas tenían semejante cantidad de pilares y una entrada que, de no ser por el paso del tiempo sería probablemente una escena lujosa.


Tuve la misma sensación al mirar desde esta otra perspectiva, imaginaos esta misma imagen sin pintadas, recién pintado y sin que nada estuviera derruido. Realmente este lugar debió ser impresionante en su día. 

Revisamos los muros en busca de pintadas interesantes o algo que nos llamara la atención y encontramos una serie de agujeros en las paredes que nos permitían ver las distintas habitaciones del interior, así que nos fijamos bien para intentar no dejarnos ninguna estancia sin visitar.


Tras revisar todas las paredes que podíamos entramos a un hall que daba al pasillo de la planta baja. Durante la visita de esta planta hemos tenido que utilizar la linterna para poder avanzar y para iluminar los espacios mas oscuros y que así fuera posible sacar algunas fotografías, ya que como recordareis de la entrada anterior la oscuridad nos impidió fotografiar el pasillo.


Desde el lugar de toma de esta última fotografía teníamos a nuestra espalda el ascensor, cuya cabina se encontraba bloqueada en esta planta y que, como podéis ver se encontraba lleno de basura.

Desde aquí empezamos a visitar las distintas habitaciones, la primera de ellas se encontraba a la derecha del ascensor; aunque ya la habíamos visto por un agujero cuando estábamos fuera, desde dentro encontramos el elemento que más nos impacto de la sala:


Esta pintura se encontraba en la zona más oscura de la habitación, generando una sensación bastante tenebrosa, personalmente creo que encontrarse sólo en ella sería un tanto angustioso. Tras salir volvimos al pasillo y avanzamos a través de él. Como en esta visita contábamos con linterna, pudimos entrar en habitaciones sin ningún tipo de luz. Empezamos por una  muy pequeña y un tanto agobiante que resulto ser la caldera. Personalmente esta habitación me ponía muy nervioso, así que intente presionar al resto del grupo para salir, la situación me resultaba tremendamente claustrofóbica.


La siguiente sala era un cubículo mucho más amplio en el cual todas las ventanas estaban tapiadas. En ella no vimos ningún tipo de objeto lo cual nos llamo la atención, hasta que exploramos la sala con la linterna y encontramos lo siguiente:


Si unimos estos zapatos a los colchones que encontramos a lo largo de todo el edificio es más que probable que alguien haya utilizado este edificio como refugio. La sala en la que más comprobamos esta teoría fue en la que más tiempo nos detuvimos.



El símbolo del yin-yang se encontraba justo encima de ese colchón, esta sala estaba rodeada de pequeños cubículos que, probablemente fueron en su día baños, pero que al llegar nosotros estaban llenos de colchones. Todavía seguimos preguntándonos por qué había una estaca dentro de un edificio cerrado, si ha vosotros se os ocurre alguna explicación por favor escribirla en los comentarios. Unida a esta habitación había otra más pequeña en la cual había una especie de jaula, cuya función desconocemos.


Tras revisar estas dos habitaciones subimos al primer piso en el cual esta vez encontramos la "cristalera", que presentaba una bonita vista del lugar desde el que tomamos la primera instantánea


En esta planta hemos reducido el numero de fotografías porque la mayor parte de los sitios ya fueron mostrados en la anterior entrada. Sin embargo hemos vuelto a fotografiar a los baños en los que encontramos el ojo de celeste para mostrarlo desde una perspectiva distinta:


También hemos fotografiado otro ojo, que, en este caso se encontraba en mitad del pasillo.


Por último subimos las escaleras para llegar a la segunda planta, era la mas luminosa debido a la gran terraza que ocupaba la mayor parte de este piso.


Esta planta era realmente tranquila, sobre todo la terraza en la cual había una bonita vista, de la cual disfrutamos aprovechando el perfecto clima que había ese día. Sin embargo lo que más nos impacto de esta planta fue la enorme pintada que dominaba una de las habitaciones más grandes del  edificio.


Antes de salir uno de los compañeros del grupo practicó dos psicofonías porque anteriormente habíamos visto que otra persona que exploró este lugar había obtenido respuestas a sus preguntas, pero nosotros no tuvimos la misma suerte. Estas psicofonías se practicaron en el pasillo de la última planta y en la habitación oscura en la que encontramos el zapato.

Tras salir de allí visitamos el resto de la isla, en la cual había dos edificios abandonados más; uno de ellos era el edificio en el que residían los enfermeros, sin embargo aunque se podía acceder rodeando el edificio apenas se podía avanzar, pues la habitación principal, en la que se encontraban en su día las escaleras para llegar a las habitaciones, estaba completamente destrozada. Decidimos no avanzar más por precaución, seguramente se pudiera acceder al piso de arriba, pero habría sido demasiado peligroso.


El otro edificio era un antiguo teatro, al cual iban las familia con mayor riqueza de Santander, pues iban desde el puerto hasta allí en una travesía por la bahía, sin embargo quedó abandonado antes de que la isla se utilizara como centro sanitario. Por dentro era sencillamente una nave grande, no había ningún tipo de objeto a resaltar.

Espero que os haya gustado esta entrada; las fotos fueron tomadas el día 19 de junio de este año, pero debido a diversas causas la publicación ha tenido que ser retrasadas hasta el día de hoy. Hasta nuestro próximo abandoneo!!

domingo, 1 de septiembre de 2013

Sanatorio de tuberculosos (1ª visita)

Después de este pequeño descanso, vuelve el blog de abandonos más interesante de blogger y lo hacemos con una visita a un sitio bastante solitario y alejado de la ciudad.

Os presento el Sanatorio de Isla pedrosa, lugar donde muchas personas murieron a consecuencia de la tuberculosis. En esta isla se encuentran más edificios que cumplían la función de acoger a personas con enfermedades, aunque éste es el de más fácil acceso y mejor estado.

Esta entrada va a ser bastante rápida, al igual que lo fue esta primera visita debido al pánico de uno de los acompañantes. Además en la siguiente entrada contaré con la ayuda de Andrés Gandarillas, otro autor del blog y acompañante a este lugar, que os contará como vivio él la visita a esta intrigante isla.


Puerta de acceso al sanatorio




Porche lleno de grafitis

Pasillo de la 1ª planta, el de la planta baja estaba demasiado oscuro para fotografiarlo, por lo menos en esta visita

El sofá que se ve en la foto hace pensar que esta habitación era una especie de sala de espera o algo parecido

Esta foto fue bautizada como 'El ojo de Celeste', esto se debe a que antes de realizar esta visita, investigamos sobre el lugar y nos encontramos con unos vídeos en los que se escuchaban psicofonías grabadas en este sanatorio y en las cuales se podía escuchar el nombre de Celeste

Pasillo de la última planta

Encontramos varias cuñas como estas esparcidas por el edificio

El baño de la última planta

El hueco del ascensor, donde más ruidos se escuchaban










Panorámica del sanatorio


Lo que más me ha gustado de este sitio es la tranquilidad que hay allí, ya que se encuentra prácticamente aislado y también la facilidad con la que se entra al edificio sin ningún tipo de problema. Y a pesar de esa tranquilidad, es un lugar que causa bastante respeto y algo de temor, que es algo que a mi me encanta!

Espero que aunque corta, os haya gustado esta entrada de mi blog.

Nos leemos la semana que viene con la entrada de Andrés,
Un saludo!!