cabecera

martes, 3 de junio de 2014

Casa de los Ositos de Peluche

Hola bloggers! Como he anunciado ya en las redes sociales, esta entrada pone fin a una temporada muy importante para el blog, me tomaré un pequeño descanso pero a finales de este mes o principios del siguiente, regresaré con nuevos e interesantes lugares que mostraros.

Os presento una casa que se encuentra en muy buen estado para estar abandonada y que se encuentra bastante escondida y apartada de cualquier tipo de residencia, es decir, un lugar perfecto para ir de abandoneo.  

 Estas escaleras conducían a la entrada principal de la casa, entrada que actualmente se encuentra bloquedada por la vegetación y que prácticamente a incomunicado el acceso a la casa. 


 Tras localizar otro acceso al terreno de la vivienda, hallamos una casa con un aspecto aparentemente perfecto, como si de una casa habitada se tratara. Aquí observamos la cara principal de la vivienda, donde podéis ver las escaleras que conducen a la puerta de entrada al domicilio.


 Aquí tenéis la cara opuesta a la principal.


 Entramos al interior de la vivienda comenzando por la planta más cercana al suelo, accedemos al garaje.


 Según entramos, a la izquierda localizamos este pequeño recoveco bastante sucio, y al fondo un cuarto de baño.


Por estos cartones y restos de excrementos que encontramos en una esquina, doy por hecho que esta parte del garaje sería el hogar de las mascotas de la casa.


Nos asomamos al baño que veíamos al fondo y observamos lo que era la ducha y a la derecha el retrete. Como véis un baño muy pequeño.

 
 Salimos de la "habitación" de las mascotas y en el centro del garaje es donde nos encontramos más trastos desperdigados por el suelo, restos de muebles, calzado, cepillos de escoba, un poco de todo vamos.


 Al lado de toda esa porquería nos encontramos con otro marco de una puerta, nos asomamos, y solamente encontramos un par de juguetes de playa, alfombrillas y asientos de coche, etc..

 Salimos, y justamente enfrente de todos esos desperdicios que vimos anteriormente, hallamos esta zona del garaje que desconozco para que pudo utilizarse en su día, ya que apenas conserva ningún resto que nos indique su utilidad.

Abandonamos esa especie de garaje por la puerta cuadrada que veíamos en las fotos anteriores al fondo, y desde esta especie de patio, fotografío la perspectiva de la casa desde aquí.
Como podéis observar, se divisa al fondo la puerta cuadrada por la que hemos salido.


 Entramos al edificio colindante por la otra puerta que vemos en la foto anterior y nada más que encontramos un par de muebles vacíos, nada interesante.


 En esta pequeña edificación el techo se encuentra en malas condiciones como podéis ver.


 Última imagen tomada en esta parte de la casa, desconozco el uso que se le pudo dar a esta parte de la vivienda.


 Ahora si, viene lo más interesante porque subimos las escaleras que nos conducen a la puerta de entrada a las habitaciones de la casa, pero antes, me tuve que detener a tomar esta sucia imagen del "porche", el cual se encontraba repleto de bolsas de basura amontonadas unas encima de otras.


 Accedemos al interior del hogar y en las fotografías podéis observar la vista desde el exterior y desde el interior del domicilio.


A mano izquierda encontramos el primer dormitorio de la casa, se encuentra a oscuras en todo momento porque tiene la persiana bajada, tuve que tomar todas las fotos con flash en esta habitación para observar bien los detalles.

  
Como podéis observar en las fotografías, la mayoría de objetos personales que hallamos por la habitación parecen haber sido utilizados no hace mucho tiempo y es que, según me han informado, esta casa ha sido ocupada durante tiempo y al parecer no hace mucho.

 Aquí vemos la ventana y los pocos rayos de sol que se cuelan a través de la persiana prácticamente cerrada.
En esta imagen supongo que lo que más llame la atención sea la taza que véis posada al borde de la ventana, por lo menos lo fue para mi.


Antes de abandonar el dormitorio decido tomar esta tierna imagen de un osito de peluche abandonado en el suelo de la habitación.
Os parecerá curioso, pero era el primer osito de peluche que me encontraba en un sitio abandonado y para mi sorpresa, no fue el único de la casa... 


 Enfrente del dormitorio encontramos lo que deduzco que sea la sala de estar, una habitación repleta de ropa en su mayor parte.


 Si os fijáis, la mayoría de los objetos y ropa encontrados por el suelo de esta habitación es infantil. Espero que no hayan tenido a ningún niño viviendo aquí de ocupa porque la verdad, me cuesta imaginar algo así. 



 Abandonamos el salón y continuamos por el pasillo a mano derecha.


 Como véis en la foto anterior, lo primero que nos topamos es el cuarto de baño, bueno o lo poco que queda de él. Por el suelo solo hay escombros y esa funda de colchón.


 Eso si, justo delante de la puerta del baño hallamos otro osito de peluche, éste ya es el segundo, os presento a Teddy. A medida que iba encontrando nuevos ositos, más mágico me parecía este lugar.


 Continuamos por el pasillo, al lado del baño hallamos la cocina, para mi gusto demasiado pequeña.


 En esta fotografía observamos por una parte las vistas verdes que tiene la cocina, y por otra, un calendario del año 2006 colgado en la pared.


 Antes de abandonar la cocina nos encontramos con ésto, el tercer y último osito de peluche que vimos en la casa. Para mi es el más bonito de los que vimos, o por lo menos el que más ternura transmite, se encontraba medio aplastado por una tabla de madera.


 Salimos de la cocina y nos damos la vuelta para retomar la parte izquierda del pasillo, como podéis comprobar prácticamente lleno de basura, resultaba bastante difícil pisar sobre suelo llano.


Esta habitación tan amarilla es la primera con la que nos topamos en esa parte del pasillo, por el suelo vemos cosas por ahí tiradas y ese mueble color granate, pero nada en especial que nos llamara la atención.


 Al salir de esa habitación aprovecho para mirar hacia atrás y tomar esta vista prácticamente completa del pasillo (al fondo la puerta del baño).


Seguida de la habitación amarilla hallamos este otro dormitorio, en él encontramos mantas, fundas de edredón, platos y botes de ketchup y mayonesa entre otras cosas.


 Llegamos a la última habitación de la casa, y tengo que decir que a pesar de las marcas que han dejado en las paredes tras haberse llevado el cableado de prácticamente toda la casa, éste es el dormitorio más nuevo y cuidado con diferencia, hasta las persianas parecen intactas.


 Abandonamos el interior de la casa, la rodeamos y hallamos esta gran terraza con vistas a la carretera.


A la izquierda encontramos esta escalera que parece conducir a la entrada principal exterior, la que observamos en la primera foto y se encuentra actualmente bloqueada por la vegetación.


Bueno y con esto termina la entrada 21 del blog y que da por terminada una temporada.


Y ya sabéis, si tenéis algún sitio que proponer escribidme aquí: dabandoneoblog@outlook.es 

Hasta el mes que viene Bloggers!
Nos Vemos de ABANDONEO!

Un saludo!!